Puentes de Aysén

 

Declaración Pública

pdf icon

Vamos al Encuentro

Vamos al encuentro 2

radio

mirada de fe

fespa

Promo 1A través de un mensaje audiovisual el Obispo Vicario Apostólico de Aysén, Luis Infanti, invita a todos y todas a participar activamente en el seminario Clamores del Sur: “Una nueva humanidad habita la ‘casa común’, que los días 16 y 17 de agosto de 2018 se realizará en la sede Caritas Chile, en Santiago.

“Queremos plantearnos la utopía —dice el obispo Infanti—, preguntarnos hacia dónde vamos como humanidad. Setenta años atrás la ONU hizo la Declaración de los Derechos Humanos y sentimos que esos derechos han sido violados, y siguen violándose en las personas y en la hermana madre Tierra”.

“Necesitamos un nuevo impulso para que como humanidad crezcamos en paz, fraternidad y en comunión con la naturaleza y los pueblos. Es un gran desafío, y por eso queremos reflexionar y comprometernos a construir una humanidad más justa, hermanada y en armonía con todos los pueblos donde derribemos los muros del odio, la división, los gastos en armamento…”, señala el obispo vicario de Aysén.

“Crezcamos —concluye Infanti— en este seminario y hagamos sentir los ‘clamores del sur’ para vivir digna, sabia y amorosamente entre hermanos y hermanas en esta ‘casa común’ que Dios nos regala a todos y todas”.

Toda la información en: www.cartadelahumanidadsur.cl

Auditorio Caritas Chile - Echaurren 28, Metro Estación República - Santiago de Chile

 

Programa Agosto 2018

16 / JUEVES - Exposiciones - debate abierto / 18:00 a 21:30 horas.

Ricardo Petrella (Italia) - Marcelo Barros (Brasil) - Álvaro Ramis (Chile).

17 / VIERNES - Exposiciones – debate abierto / 18:00 a 21:30 horas.

Anibal Faccendini (Argentina) - Guido Girardi (Chile) - Marco Arruda (Brasil).

Afiche Clamores del SurEl Vicariato Apostólico de Aysén es el organizador de este seminario internacional que se realizará en Santiago de Chile, los días 16 y 17 de agosto de 2018, como evento del Cono Sur previo al “Ágora de los Habitantes de la Tierra” que se celebrará en Barcelona, España, a fin de año, en la senda de elaborar la “Carta de la Humanidad”.

En concordancia con las búsquedas y caminar profético de la Iglesia en la Patagonia chilena en temas medioambientales, culturales y sociales el Vicariato Apostólico de Aysén invita en este mes de agosto, en Santiago, a relevantes exponentes nacionales e internacionales, entre ellos al reconocido politólogo y economista italiano Riccardo Petrella, a profundizar y compartir desde diversas miradas los temas esenciales para la supervivencia y proyección los todos los seres que habitamos una “casa común” que debemos cuidar y proteger.

“Hace 70 años la Humanidad dio un paso histórico al plasmar el compromiso de definir, valorar y comprometerse con la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclamados por la ONU”, señala la convocatoria a este seminario. Y enseguida se pregunta: “Después de 70 años ¿qué evaluación podríamos hacer de esta ‘carta magna’?”.

La respuesta va en la línea de constatar que: “a pesar de los enormes logros y potentes e incisivos avances de las ciencias, de las tecnologías, del poder comunicacional, reconocemos algunos, entre tantos dramas, que hacen sangrar nuestra Humanidad: consumismo, armamentismo, guerras, mercantilización de los bienes comunes, violencia, narcotráfico, corrupción…”.

Y —se coteja— que las políticas y estrategias actuales apuntan más a atacar efectos que abordar las causas estructurales de la pobreza, la depredación de la naturaleza, los desplazamientos humanos.

“El grito de los pobres y de la hermana madre Tierra ruge cada día con mayor fuerza en nuestra ‘cada común’”, afirma el documento.

En este contexto mundial y haciendo eco del llamado profético del Papa Francisco en su encíclica “Laudato Sí” en la que plantea: “sobre toda propiedad privada, graba siempre una hipoteca social” (93), el Vicariato Apostólico de Aysén se suma al movimiento mundial que “frente a esta alarmante situación que vivimos como Humanidad” adhiere a “muchas búsquedas y esfuerzos para crear una nueva humanidad, donde la ética y la espiritualidad marquen un futuro de mayor justicia, solidaridad, equidad y paz social, que broten del poder del amor, de la sabiduría y de la comunión”.

Desde esa perspectiva la Iglesia en la Patagonia, con la colaboración de Caritas Chile y la Maestría en Ética Social y Desarrollo (ESOde), Departamento de Política y Gobierno Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Alberto Hurtado, organiza e invita a participar en este seminario internacional que hace eco del “clamor de los pobres y la madre Tierra”, y abre un espacio de diálogo y reflexión para todos quienes sueñan con una humanidad fraterna y solidaria habitando en armonía la “casa común”.

Toda la información en: www.cartadelahumanidadsur.cl

Programa Agosto 2018 / Auditorio Caritas Chile

16 / JUEVES - Exposiciones - debate abierto / 18:00 a 21:30 horas.

Ricardo Petrella (Italia) - Marcelo Barros (Brasil) - Álvaro Ramis (Chile).

17 / VIERNES - Exposiciones – debate abierto / 18:00 a 21:30 horas.

Anibal Faccendini (Argentina) - Francisca Rodríguez (Chile) - Guido Girardi (Chile) - Marco Arruda (Brasil).

Afiche Clamores del Sur

DEl clero de la Patagonia chilena vivió días de intenso retiro acompañados por el obispo argentino de Río Gallegos y titular electo de San Martín (Buenos Aires), Miguel Ángel D’Annibale, experto en liturgia que profundizó la dimensión de la eucaristía y el sacerdocio, en la “Casa Belén” del Vicariato Apostólico de Aysén.

Quince participantes —entre sacerdotes, diáconos y religiosas— fueron los asistentes a esta tradicional cita espiritual del clero patagón, que propone un alto en sus habituales servicios pastorales para hacer silencio y escuchar al Señor.

El retiro contó, además, con la presencia del Obispo Vicario Apostólico de Aysén, Luis Infanti, quien destacó la importancia de este espacio de oración. “Necesitamos —dijo— encontrarnos más profundamente con el Señor. Este año desde el congreso eucarístico que estamos viviendo en todo Chile tuvimos el privilegio de que nos animara en esta reflexión monseñor Miguel Ángel D’Annibale, quien desarrolló en extenso las dimensiones de la eucaristía y el sacerdocio”.

“Se refirió al sacerdocio de los fieles y ministerial. Por lo tanto, se trató de un momento de mucha intimidad con el Señor para que podamos servir a nuestro pueblo hambriento y sediento de la palabra de Dios y de la eucaristía, de la vivencia comunitaria, de fortalecer su fe y su compromiso con el mundo de hoy”, destacó Infanti.

DCon el título “Preservación de recursos naturales como factor de desarrollo nacional en la región de Aysén”, la IV División de Ejército convocó a las máximas autoridades de la Patagonia chilena a este seminario en que los fieles ayseninos fueron representados por el Obispo Vicario Apostólico de Aysén, Luis Infanti.

El seminario fue organizado por Centro de Estudios e Investigaciones Militares, la IV División de Ejército y la Universidad de Aysén para profundizar los temas: “Realidad y desafíos de la región de Aysén”; “Visión geopolítica y prospectiva de los recursos naturales”, “Agua en Patagonia – Aysén: recurso y geoamenaza”; y “Contribución del ejército al desarrollo de la región de Aysén”.

El padre Obispo Luis Infanti destacó el papel de Iglesia en desarrollo de la Patagonia chilena y recalcó que “siempre ha estado presente para fortalecer y potenciar una región aislada del país dando valor a su historia, fe, tradiciones y cultura”.

“Como Iglesia —agregó— sentimos que somos parte ya que la región de Aysén no se comprende sin el aporte valioso de la fe que ha ayudado fortalecer una identidad y una cultura regional. Creo que participar de estos seminarios es enriquecer coordinadamente, no solo el pasado sino también el futuro de nuestra región, con una presencia siempre activa y significativa, misionera y profética, que siempre hemos enfatizado”.

En la oportunidad, se firmó un convenio entre la IV División de Ejército y la Universidad de Aysén que beneficiará el desarrollo de la región y a conscriptos que deseen continuar estudios superiores.

DEn toda las comunidades de la Patagonia chilena, con misas y procesiones, se celebró la fiesta de la Virgen del Carmen que en Puerto Cisnes y Coyhaique fue acompañada por el padre Obispo Luis Infanti, y efectivos de las Fuerzas Armadas y de Orden.

Mauricio Miranda, integrante de la comunidad Santuario del Carmen de Coyhaique, desde muy temprano estaba atento a los preparativos de la celebración que inició desde su comunidad con una breve liturgia, procesión y misa en la catedral.

“Para mi —dijo— como católico es algo muy importante. Con mi señora llevamos más de 35 años trabajando en esta comunidad y sabemos que la Virgen es quien nos ayuda, protege y guarda cada día. Es a quien le pedimos interceder por la salud, por la familia, por nuestra gente. Estas festividades son la que llenan de alegría el corazón”, afirmó.

Tras la peregrinación por las calles de Coyhaique e inicio de la misa en la catedral en su homilía el Obispo Infanti expresó que: “Los frutos del árbol no se pueden dar si no hay ramas, tronco y sobre todo raíces. Y hoy celebramos justamente las raíces de nuestra vida, la salvación y ser hijos e hijas de Dios”.

“La raíz —continuó— tan fecunda del pueblo de Israel desde donde surge la Virgen María; raíz potente que Dios ha colocado en nuestra tierra para que de allí nazca el Señor, el Dios con nosotros, nos hace celebrar y decir como ella que en alguna media estamos llamados a ser cada uno de nosotros raíces de Dios que tienen que florecer para que nuestra tierra sea fecunda en la salvación que nos regala el Señor”.

Al término de la eucaristía la banda instrumental de la IV División del ejército de Chile interpretó la canción “Virgen del Carmen Bella”, la que fue coreada por la asamblea que repletó la catedral de Coyhaique. 

DLa vigilia previa al día del juramento de la bandera literalmente repletó la catedral de Coyhaique con los efectivos y conscriptos de la Cuarta División del Ejército de Chile que fueron acompañados por sus familiares, autoridades castrenses y el Obispo Vicario Apostólico de Aysén, Luis Infanti.

Este año a nivel nacional 14 mil 160 soldados “Juran a la Bandera” en las unidades militares de todo Chile. En detalle, son 253 oficiales, 638 clases, 651 alumnos, 1.271 soldados de tropa profesional y 11.346 soldados conscriptos.

En Coyhaique el comandante en jefe de la cuarta división de ejército general de brigada, Francisco Sáez Vargas, encabezó junto al obispo vicario apostólica la liturgia-vigilia de preparación al juramento a la bandera que, el día siguiente, tuvo la presencia de las máximas autoridades civiles y militarares de la zona. La misma actividad se desarrolló —también— en Cochrane y Puerto Aysén.

En la vigilia el padre vicario Luis destacó que: “el juramento a la bandera empieza diciendo: ‘juro por Dios y por la patria’ porque queremos pedirle al Señor que esté en nosotros, entre en nuestra casa y vida como pueblos, personas y familias para sanarnos y salvarnos de tantas enfermedades y males del mundo de hoy”.

“Confiamos —agregó Infanti— en que la presencia y la palabra de Dios es eficaz. Sin oración ni Dios nuestra vida se diluye, pierde sentido y trascendencia. Y si somos creaturas de Dios ¿cuán importante será que Él reine en nosotros para fortalecernos, animarnos y guiarnos en nuestra vida? Por eso, en este momento solemne de preparación al juramento a la bandera como años atrás jóvenes valientes entregaron su vida por la patria, hoy ustedes también la dan para hacer de nuestro país un mejor lugar para vivir, siendo héroes de la paz y constructores de una nueva humanidad en solidaridad y fraternidad sobre todo con los más vulnerables y marginados”.

DComo todos los años a fines de junio el Obispo Vicario Apostólico de Aysén, Luis Infanti, acompañó a las comunidades que celebran por su cercanía al mar y ríos, la vida y oficio de pescadores, la fiesta de San Pedro.

El mal tiempo no permitió en todas las localidades costeras de la Patagonia chilena realizar, según lo programado, las tradicionales procesiones en el mar o río. Sin embargo, en cuanto mejoraron las condiciones climáticas las coronas de flores fueron alzadas y lanzadas al agua, dulce o salada, en recuerdo de cientos de seres queridos en un profundo estado de oración y comunión.

El obispo Luis Infanti realizó una gira por el sector norte de Aysén, celebró misas y participó de procesiones en el mar —o ríos— cuando fue posible. Visitó las localidades de La Junta, Raúl Marín Balmaceda, Lago Verde, Puyuhuapi y Puerto Aysén, donde además de la eucaristía compartió con las comunidades sobre la contingencia pastoral y social del Vicariato de Aysén y la Iglesia de Chile en un diálogo franco y abierto.

Al vivir la fiesta en Puyuhuapi el obispo vicario apostólico de Aysén expresó que: “hoy día ha sido esplendoroso. El sol ha sido un signo potente para decirnos: ‘comunidad juntémonos y celebremos’. Y también que sintamos ser un grupo humano vivo y dinámico al que San Pedro convoca, como Jesús llamó a sus apóstoles, para fortalecer los lazos de fraternidad y compromiso por nuestro pueblo, con el recuerdo y oración por los difuntos que han perdido la vida en el mar, y que han dedicado su vida a esta profesión que hoy día se ve reducida pero no por eso deja de ser importante”.

José Montiel, catequista de la comunidad San Pedro de Puerto Aysén, compartió que “para nosotros esta fiesta se prepara previamente por nueve días con liturgias —una novena— que une aspectos culturales de nuestra región: rezamos el rosario chilote, por ejemplo, y compartimos la palabra de Dios que es lo central de cada día, y ensayamos los cantos para celebrar esta festividad que tiene como objetivo reunir el sentimiento de todos los pescadores que navegan por nuestro mar y sus familias”.

La actividad en Puerto Aysén contó con la participación de representantes de la Armada de Chile y el Orfeón de Carabineros que recibió a la comunidad de la capilla San Pedro que subió a la barcaza que navegó por el río Aysén.

Mama de AysenAnte la denuncia efectuada responsablemente al Consejo “Cuidado y Esperanza” del Vicariato Apostólico de Aysén en el día de ayer, domingo 17 de junio de 2018, en relación a un eventual abuso sexual a una menor por parte del Presbítero Porfirio Díaz Reyes que habría ocurrido en la Parroquia de Puerto Aysén en el año 2002, el Vicariato Apostólico de Aysén declara:

  1. Haber iniciado en el día de hoy la investigación canónica preliminar correspondiente a la denuncia, según el “Protocolo ante denuncias contra clérigos por abusos de menores” de la Conferencia Episcopal de Chile de abril de 2011.
  1. Como medida cautelar el Presbítero Porfirio Díaz Reyes queda suspendido del ejercicio público de su ministerio sacerdotal mientras dure la investigación.
  1. Solicitamos a quienes tengan elementos que aportar en relación al hecho investigado, u otro de similares características, puedan hacerlas llegar al correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  1. En el compromiso con la Verdad y la Justicia, el Vicariato Apostólico de Aysén asume el llamado del Papa Francisco de procurar y garantizar ambientes sanos y protegidos en nuestras comunidades y obras pastorales.
  1. Llamamos a mantenernos unidos en la oración y la esperanza, bajo la protección de la Virgen de Aysén.

Vicariato Apostólico de Aysén

Coyhaique, 18 de junio de 2018

DCon la presencia del padre obispo vicario Luis Infanti y el párroco Juan Pablo Civa la comunidad de la parroquia Nuestra Señora del Carmen celebró con una significativa eucaristía el aniversario número setenta de su creación.

El día previo, 9 de junio, la comunidad parroquial de Chile Chico acompañó con una eucaristía a los familiares y amigos que conmemoraron el primer aniversario del fallecimiento de los mineros Jorge Sánchez Martínez y Enrique Ojeda González, tras un accidente en la mina de la empresa Cerro Bayo, Delia II, como gesto de encuentro, solidaridad y reconciliación.

Al día siguiente el ánimo cambio para dar paso a la fiesta de los 70 años. “Esta parroquia se creó en el año 1948 y estoy muy contento de recordar a tantos laicos y sacerdotes comprometidos con la Iglesia de Chile Chico que dejaron su huella”, dijo el párroco Juan Pablo Civa.

En el mismo espíritu y muy emocionada la servidora parroquial Carmen Vidal, compartió tener “muy bellos recuerdos de mi vida parroquial desde la niñez hasta ahora como adulta mayor” y agregó que “todos los párrocos y sacerdotes que nos acompañado han sido bendiciones para Chile Chico. Ellos aportaron con su amor y cariño fraterno sin distinción; acrecentaron nuestra fe y nos enseñaron lo que es ser realmente un cristiano, sin mirar colores, razas, ni nada. A una no le queda más que ponerse la camiseta y trabajar a su lado”.

La eucaristía estuvo llena de signos que recordaron a todos los servidores y servidoras de la parroquia a través de los años. El padre obispo Luis renovó en su labor a dos ministras de la eucaristía y personalmente entregó a los asistentes un ejemplar del boletín vicarial “Puentes de Aysén”, que publicó en forma íntegra la carta del Papa Francisco al “Pueblo de Dios que peregrina en Chile”.

En su homilía el obispo destacó que “hoy es motivo para dar gracias a Dios. Reconocemos que la acción de Dios ha sido fecunda en tantas personas, obras y realizaciones que a veces pueden parecer poco significativas, sin embargo, con la mirada de Dios y de la historia estamos llamados a reconocer que Dios ha actuado abundante y fecundamente en esta tierra de esfuerzo, sacrificio, de alegrías y dolores”.

Al término de la misa la comunidad se reunió en el salón parroquial donde compartió un momento de encuentro, conversación y alegría por los dones recibidos en 70 años de peregrinaje como Iglesia en Chile Chico del Vicariato Apostólico de Aysén.

DEl presbiterio ampliado del Vicariato Apostólico de Aysén se reunió para discernir entorno al texto del retiro que el Papa Francisco ofreció en pleno a la Conferencia Episcopal de Chile en Roma, sobre sus conclusiones ante los casos de abusos de poder, conciencia y sexuales por parte de ministros consagrados.

El texto del retiro, que aún no ha sido publicado oficialmente por la Santa Sede, fue filtrado por la prensa e inmediatamente corrió por las redes sociales del mundo eclesiástico donde ha sido altamente analizado y profundizado.

Ante esta situación el obispo vicario de Aysén, Luis Infanti, quien no estuvo presente físicamente en el encuentro porque viajó a Santiago a presidir el funeral del ex parlamentario de la Patagonia chilena Antonio Horvaht, hizo saber sus puntos de vista y reflexiones a través de un par de videos para motivar la reunión del presbiterio aysenino luego de la lectura del texto de Francisco.

“La reflexión —dijo el obispo vicario— que el Papa nos ofreció inicialmente estaba pensada solo para los obispos y fue filtrada por la prensa; y ¡bendito sea Dios! porque así todos la podemos conocer para reflexionar profundamente sobre la realidad de nuestra Iglesia y discernir”.

Así, laicos, laicas, religiosas, diáconos y sacerdotes de la Patagonia chilena iniciaron un franco y descarnado plenario en que expresaron el gran dolor y daño que ha causado esta situación generada, y alimentada por años, por la jerarquía de la Iglesia chilena y ante la cual “todos tenemos una cuota de responsabilidad”.

En uno de los videos el vicario de Aysén destacó que cada obispo en el encuentro con el Papa tuvo oportunidad de hablar y hacer sugerencias. Él enfatizó al hermano Francisco la necesidad urgente de volver a retomar la senda de una Iglesia profética; tomar medidas claras ante la nueva “religión” del consumismo alimentada a través del poder, el dinero y el sexo; el replanteamiento de rol de los nuncios en las Iglesias locales; y la posibilidad de los viri probati (hombres casados, de vida cristiana madura y contrastada, a los que, de modo extraordinario, se admite la ordenación sacerdotal como diáconos, presbíteros u obispos).

Desde el plenario se escucharon llamados a realizar un cambio potente de mentalidad en la Iglesia católica chilena que tienda a la horizontalidad de las relaciones en que no “endiosen a los ministros”; replantear el rol de la mujer con mayor participación incluso en el Vaticano; redactar un comunicado a la toda la Iglesia de Aysén expresando el sentir del presbiterio local y sus comunidades; revisar la formación y estilo de los seminarios; redirigir el sentido del actual Congreso Eucarístico en una Iglesia herida que no puede “celebrar por celebrar”; y promover un plan de acción nacional de discernimiento sinodal y de gran participación para tomar las medidas de mediano y largo plazo que la Iglesia chilena necesita para reparar a las víctimas, recuperar la confianza de la sociedad y “rayar la cancha” de tolerancia cero que sea un verdadero “nunca más” en el seno de la vida eclesial y comunitaria ante el abuso de poder.

IniciarPrevio1234567SiguienteFin
Página 1 de 7

logo

180x180 foto perfil facebook 01

eva

Intenciones del Papa Francisco

anima1


tdeum