Puentes de Aysén

 

Declaración Pública

pdf icon

Vamos al Encuentro

Vamos al encuentro 2

radio

mirada de fe

fespa

+Noticias

+Noticias (118)

Gale559ec8e802f13 09072015 418pmEl II Encuentro Mundial de los Movimientos Populares se celebra en Santa Cruz de la Sierra, entre el 7 y el 9 de julio. La primera cita tuvo lugar en el Vaticano en el año 2014 y ambos cuentan con la participación del Papa Francisco.

«Gracias por haber aceptado esta invitación para debatir tantos graves problemas sociales que aquejan al mundo hoy, ustedes que sufren en carne propia la desigualdad y la exclusión», les dijo el Obispo de Roma, el 28 de Octubre de 2014 y añadió: «este encuentro de Movimientos Populares es un signo, es un gran signo: vinieron a poner en presencia de Dios, de la Iglesia, de los pueblos, una realidad muchas veces silenciada. ¡Los pobres no sólo padecen la injusticia sino que también luchan contra ella!»

El último acto público de Francisco en Bolivia tendrá lugar precisamente en este Encuentro Mundial de Movimientos Populares.

Esta cita reúne a personas de todo el mundo, y entre sus participantes se encuentra el obispo de Aysén, Monseñor Luis Infanti, quien entregó su apreciación sobre la importancia de este encuentro a la luz de lo que ha dicho el Santo Padre a través de su Encíclica, Laudato Si`.

Mons. Infanti señala que “La Encíclica Laudato Si` es justamente, una mirada de fe, para que veamos que mundo estamos construyendo”. Y pone énfasis, diciendo: “Sobre todo, quiero destacar la encíclica desde una mirada de los pobres, los marginados, de los que no tienen voz. El Papa se hace eco de esta voz de los sin voz, y nos llama a una revolución cultural que parte desde la fe”. 

El obispo de Aysén explica también de que se trata esta revolución cultural a la que invita el Santo Padre, y que consiste en cambiar nuestras vidas teniendo en cuenta, “desde nuestra fe, (…) que tenemos un poder, una responsabilidad gozosa de construir una nueva historia. Estamos en una nueva época de la humanidad, el Papa lo aclara muy bien, y por lo tanto no podemos seguir con esquemas antiguos y necesitamos un tiempo de búsqueda, por eso el Papa enfatiza muchísimo el diálogo, para que todos valoremos lo que somos, lo que hacemos, nos corrijamos, denunciemos, pero por sobre todo, busquemos caminos de mayor equidad, de mayor respeto, de mayor fe”.


Fuente: Radio Vaticana
Fotografía: Radio Universidad de Chile

El martes 23 de junio en Coyhaique se inauguró el nuevo pabellón para la Enseñanza Media en la Comunidad educativa Francisco Xavier Butiñá, perteneciente a la Congregación de las Siervas de San José.

Era el año 2005 cuando se inauguró la Escuela básica dedicada al fundador de esta Congregación, con el objetivo de acompañar la educación de los niños y niñas más pobres de la ciudad. Ahora, 10 años más tarde, con este nuevo pabellón se inaugura la Enseñanza Media pasando a ser el Colegio Butiñá. “Esta Escuela ha querido irse construyendo sobre el deseo de la promoción y la dignificación de los niños, de las familias, de los hombres y mujeres que trabajamos en este lugar” afirmó durante la inauguración Hna. Margarita Estévez, Coordinadora Zonal de las Siervas de San José en Chile. “Se ha construido sobre la roca que es el Señor y sobre el amor a los niños, que puedan estar bien, estar felices en su escuela, que puedan aprender mucho y sobre todo a ser buenos”.

Con la inauguración del pabellón, que lleva por nombre “Santa Bonifacia Rodríguez”, fundadora junto a P. Butiñá de la Congregación de las Siervas de San José, inicia una nueva etapa en la historia de los centros educativos josefinos. “Confiando en Dios, podamos mantener y vivir los valores de Nazaret que han dado identidad a nuestros Colegios” expresó Elena Manquemilla Andrade, Directora del Establecimiento educacional Francisco Xavier Butiñá. “El poder contar con esta nueva instalación para nosotros tiene un significado especial porque podemos darles a los alumnos los espacios necesarios para formarse como personas, crecer en comunidad y, como dice nuestro lema, crecer en edad, gracia y sabiduría como Jesús de Nazaret”.

La ceremonia contó con la presencia de la Congregación Josefina, del equipo directivo de la Escuela S. José obrero de Peñalolén, de los Colegios Sagrada Familia de Puerto Aysén y Butiñá, de la Encargada del Área Pastoral Educación y Cultura del Vicariato, de la Empresa constructora Fernández, de educadores junto a alumnos y sus familias. 

“El P. Butiñá no fue constructor pero siempre fue un soñador, un hombre de grandes proyectos sin perder la humildad del grano de mostaza” destacó Hna. Agustina León Huerta, Representante legal del Colegio Butiñá e impulsora de las neurociencias en los centros josefinos. “Fue educador, literato, matemático, arqueólogo, astrónomo. Y siendo astrónomo se cautivó por muchas estrellas, pero hubo una que lo cautivó toda la vida: la estrella de Belén. La que le indicó donde estaba el verdadero sentido de la vida. Dar sentidos, esa es tal vez la mayor tarea de la educación hoy en Chile y en el mundo, trabajar, educar para que otros y otras encuentren el sentido de lo que viven cotidianamente, de lo que hacen, de lo que estudien”.

Al bendecir las nuevas instalaciones y a cuantos trabajan en el Colegio, P. José Vera Vera, ex alumno de las Siervas de San José, invitó a los profesores y a todo el personal a ser la estrella que llega a Dios para los estudiantes. “La estrella – dijo –, para quienes son navegantes y conocen el mar, en la oscuridad es signo de salvación porque ilumina el horizonte y este lugar puede iluminar a muchos, que se sienten en la oscuridad, que necesitan la luz de esta estrella que es Dios y su vida”. 

“La misma valentía y sabiduría de Dios, que Jesús quería para sus Apóstoles, son las que hoy día el Espíritu Santo les confiere a ustedes para cambiar el rostro inhumano de nuestra sociedad, de nuestra madre tierra”. Es la tarea que el Obispo Luis Infanti entregó a las 20 personas, entre jóvenes y adultos, que recibieron el sacramento de la Confirmación el Domingo de Pentecostés en la Catedral de Coyhaique.

En este día tan solemne para la Iglesia católica, en un clima de alegría, los fieles participaron a la S. Misa donde las personas que han tenido un proceso de catequesis semanalmente, recibieron el don del Espíritu. Ellos pertenecen a cuatro comunidades cristianas de la parroquia de Coyhaique: Santa Teresita de Los Andes, Jesús Nazareno, San Alberto Hurtado y Santuario del Carmen.

En su homilía, el Obispo les invitó a ser discípulos misioneros que con los dones del Espíritu Santo pueden cambiar el rostro del mundo. “Con Pentecostés se inicia una creación nueva, la creación y la vida del Espíritu - afirmó - , y cuanta falta hace hoy día que nosotros, nuevos apóstoles, le demos justamente un rostro nuevo a la faz de la tierra. Un rostro muy sufrido, desgastado, hasta martirizado en tantas partes de la tierra, de nuestra humanidad y sociedad”. 

Recordando al mártir Oscar Romero, proclamado Beato el 23 de mayo, el P. Obispo Infanti destacó su testimonio de vida como Apóstol fiel participando del sufrimiento de su pueblo y enfrentando una guerra civil. “El Espíritu de Dios pide de ser mártires, testigos de nuestra fe - expresó - , en un mundo como el nuestro que vive con profundas heridas, injusticias, opresiones, marginaciones, porque si hay algunos hermanos nuestros que por su poder, su dinero u orgullo marginan a otros, eso es una manera de marginar a Dios. No son sólo temas políticos son esencialmente temas de fe”.

Muchos de los Confirmados ya se han integrado a la pastoral ordinaria en sus respectivas comunidades con un compromiso serio y mantienen el deseo de seguir profundizando en la fe. Fue muy sentido el testimonio que hizo durante la Misa Héctor Hernández Opazo, 28 años, de la Comunidad del Carmen. “Paso a paso, comencé a sentirme parte de una gran obra. Maravillado descubrí que estábamos haciendo Iglesia – manifestó – . La catequesis me permitió entender y comprender el por qué de esa alegría profunda, de esa felicidad sin peros. Hoy comprendo por qué mi corazón se inflama de amor. Hoy comprendo por qué siento que Dios no está solamente en los Cielos, sino también en la Tierra, reconozco en mí y en cada uno, en nuestra imperfecta humanidad, la manifestación del Dios Padre siempre bondadoso”.

Con alegría compartieron este momento los familiares y los catequistas que acompañaron su formación. “Es muy lindo el camino que se hace en las comunidades y no importa la edad – dijo Marlene García, catequista de S. Alberto Hurtado – : en este grupo hay menores y adultos que lo están haciendo con tanto amor, con tanta pasión y para nosotros catequistas es maravilloso conocer paso a paso estas personas, ver como se inflaman con la Palabra de Dios”.

Para celebrar la fiesta del Espíritu Santo en Coyhaique se vivieron otros dos momentos de oración y reflexión en la vigilia de Pentecostés. En la Catedral, el sábado 23 de mayo, todos los niños y niñas de la Catequesis familiar, de los Colegios y de las comunidades vivieron el “Penteniños”: una verdadera fiesta donde cada agrupación reflexionó y representó los dones y los frutos de lo Espíritu Santo.

Además, durante la noche en Casa Belén hubo una Vigilia parroquial, organizada por la Renovación Carismática, desde las 21:00 a las 06:00 hrs. del día siguiente, con momentos de formación, cantos, testimonios y una Eucaristía presidida por el Obispo. 
Los jóvenes de Coyhaique vivirán la Fiesta de Pentecostés el sábado 30 de mayo desde las 19 a 24 hrs. en el Liceo S. Felipe Benicio.

logo

180x180 foto perfil facebook 01

eva

Intenciones del Papa Francisco

anima1


tdeum