Puentes de Aysén

 

Vamos al Encuentro

Vamos al encuentro 2

radio

mirada de fe

fespa

Mama de AysenAnte la denuncia efectuada responsablemente al Consejo “Cuidado y Esperanza” del Vicariato Apostólico de Aysén en el día de ayer, domingo 17 de junio de 2018, en relación a un eventual abuso sexual a una menor por parte del Presbítero Porfirio Díaz Reyes que habría ocurrido en la Parroquia de Puerto Aysén en el año 2002, el Vicariato Apostólico de Aysén declara:

  1. Haber iniciado en el día de hoy la investigación canónica preliminar correspondiente a la denuncia, según el “Protocolo ante denuncias contra clérigos por abusos de menores” de la Conferencia Episcopal de Chile de abril de 2011.
  1. Como medida cautelar el Presbítero Porfirio Díaz Reyes queda suspendido del ejercicio público de su ministerio sacerdotal mientras dure la investigación.
  1. Solicitamos a quienes tengan elementos que aportar en relación al hecho investigado, u otro de similares características, puedan hacerlas llegar al correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  1. En el compromiso con la Verdad y la Justicia, el Vicariato Apostólico de Aysén asume el llamado del Papa Francisco de procurar y garantizar ambientes sanos y protegidos en nuestras comunidades y obras pastorales.
  1. Llamamos a mantenernos unidos en la oración y la esperanza, bajo la protección de la Virgen de Aysén.

Vicariato Apostólico de Aysén

Coyhaique, 18 de junio de 2018

DCon la presencia del padre obispo vicario Luis Infanti y el párroco Juan Pablo Civa la comunidad de la parroquia Nuestra Señora del Carmen celebró con una significativa eucaristía el aniversario número setenta de su creación.

El día previo, 9 de junio, la comunidad parroquial de Chile Chico acompañó con una eucaristía a los familiares y amigos que conmemoraron el primer aniversario del fallecimiento de los mineros Jorge Sánchez Martínez y Enrique Ojeda González, tras un accidente en la mina de la empresa Cerro Bayo, Delia II, como gesto de encuentro, solidaridad y reconciliación.

Al día siguiente el ánimo cambio para dar paso a la fiesta de los 70 años. “Esta parroquia se creó en el año 1948 y estoy muy contento de recordar a tantos laicos y sacerdotes comprometidos con la Iglesia de Chile Chico que dejaron su huella”, dijo el párroco Juan Pablo Civa.

En el mismo espíritu y muy emocionada la servidora parroquial Carmen Vidal, compartió tener “muy bellos recuerdos de mi vida parroquial desde la niñez hasta ahora como adulta mayor” y agregó que “todos los párrocos y sacerdotes que nos acompañado han sido bendiciones para Chile Chico. Ellos aportaron con su amor y cariño fraterno sin distinción; acrecentaron nuestra fe y nos enseñaron lo que es ser realmente un cristiano, sin mirar colores, razas, ni nada. A una no le queda más que ponerse la camiseta y trabajar a su lado”.

La eucaristía estuvo llena de signos que recordaron a todos los servidores y servidoras de la parroquia a través de los años. El padre obispo Luis renovó en su labor a dos ministras de la eucaristía y personalmente entregó a los asistentes un ejemplar del boletín vicarial “Puentes de Aysén”, que publicó en forma íntegra la carta del Papa Francisco al “Pueblo de Dios que peregrina en Chile”.

En su homilía el obispo destacó que “hoy es motivo para dar gracias a Dios. Reconocemos que la acción de Dios ha sido fecunda en tantas personas, obras y realizaciones que a veces pueden parecer poco significativas, sin embargo, con la mirada de Dios y de la historia estamos llamados a reconocer que Dios ha actuado abundante y fecundamente en esta tierra de esfuerzo, sacrificio, de alegrías y dolores”.

Al término de la misa la comunidad se reunió en el salón parroquial donde compartió un momento de encuentro, conversación y alegría por los dones recibidos en 70 años de peregrinaje como Iglesia en Chile Chico del Vicariato Apostólico de Aysén.

DEl presbiterio ampliado del Vicariato Apostólico de Aysén se reunió para discernir entorno al texto del retiro que el Papa Francisco ofreció en pleno a la Conferencia Episcopal de Chile en Roma, sobre sus conclusiones ante los casos de abusos de poder, conciencia y sexuales por parte de ministros consagrados.

El texto del retiro, que aún no ha sido publicado oficialmente por la Santa Sede, fue filtrado por la prensa e inmediatamente corrió por las redes sociales del mundo eclesiástico donde ha sido altamente analizado y profundizado.

Ante esta situación el obispo vicario de Aysén, Luis Infanti, quien no estuvo presente físicamente en el encuentro porque viajó a Santiago a presidir el funeral del ex parlamentario de la Patagonia chilena Antonio Horvaht, hizo saber sus puntos de vista y reflexiones a través de un par de videos para motivar la reunión del presbiterio aysenino luego de la lectura del texto de Francisco.

“La reflexión —dijo el obispo vicario— que el Papa nos ofreció inicialmente estaba pensada solo para los obispos y fue filtrada por la prensa; y ¡bendito sea Dios! porque así todos la podemos conocer para reflexionar profundamente sobre la realidad de nuestra Iglesia y discernir”.

Así, laicos, laicas, religiosas, diáconos y sacerdotes de la Patagonia chilena iniciaron un franco y descarnado plenario en que expresaron el gran dolor y daño que ha causado esta situación generada, y alimentada por años, por la jerarquía de la Iglesia chilena y ante la cual “todos tenemos una cuota de responsabilidad”.

En uno de los videos el vicario de Aysén destacó que cada obispo en el encuentro con el Papa tuvo oportunidad de hablar y hacer sugerencias. Él enfatizó al hermano Francisco la necesidad urgente de volver a retomar la senda de una Iglesia profética; tomar medidas claras ante la nueva “religión” del consumismo alimentada a través del poder, el dinero y el sexo; el replanteamiento de rol de los nuncios en las Iglesias locales; y la posibilidad de los viri probati (hombres casados, de vida cristiana madura y contrastada, a los que, de modo extraordinario, se admite la ordenación sacerdotal como diáconos, presbíteros u obispos).

Desde el plenario se escucharon llamados a realizar un cambio potente de mentalidad en la Iglesia católica chilena que tienda a la horizontalidad de las relaciones en que no “endiosen a los ministros”; replantear el rol de la mujer con mayor participación incluso en el Vaticano; redactar un comunicado a la toda la Iglesia de Aysén expresando el sentir del presbiterio local y sus comunidades; revisar la formación y estilo de los seminarios; redirigir el sentido del actual Congreso Eucarístico en una Iglesia herida que no puede “celebrar por celebrar”; y promover un plan de acción nacional de discernimiento sinodal y de gran participación para tomar las medidas de mediano y largo plazo que la Iglesia chilena necesita para reparar a las víctimas, recuperar la confianza de la sociedad y “rayar la cancha” de tolerancia cero que sea un verdadero “nunca más” en el seno de la vida eclesial y comunitaria ante el abuso de poder.

DCon una solemne ceremonia a la que asistieron autoridades regionales junto al obispo vicario de Aysén, Luis Infanti, se dio inicio oficial al año académico de los conscriptos de la IV División del Ejército de Chile que nivelan estudios primarios y secundarios como estudiantes del liceo Juan Pablo II.

Se trata de un convenio realizado entre la IV División del Ejército de Chile, la Secretaria Ministerial de Educación y la Fundación Educacional San Pablo, perteneciente al Vicariato Apostólico de Aysén, cuyo nombre oficial es “Programa de Nivelación de Estudios para Soldados Conscriptos”; iniciativa que beneficia a 462 jóvenes.

“Quiero felicitar —dijo el padre obispo Luis— al Ejército de Chile y agradecer a la vez que dentro de este tiempo del servicio militar, período de formación integral para servir a la patria, contemplen además de la instrucción militar esta posibilidad privilegiada de completar los estudios de estos jóvenes”.

“Aprovechen —continuó dirigiéndose a los soldados conscritos— este tiempo de estudio que no es solo aprender cosas de libros; van a tener educadores de valor que les enseñaran, sobre todo a los que están lejos de sus familias, cuál es valor de la vida y qué patria los necesita a ustedes. Vivimos en país donde no todo es bello, justo o bueno. Vemos, día a día, violencia, corrupción, maldad. Si ustedes están aquí es justamente para aprender a hacer una patria mejor”.

El obispo vicario bendijo los libros de clase de esta promoción 2018 y seis mochilas con útiles escolares que fueron entregadas simbólicamente.

La actividad contó con la participación del grupo de baile folclórico del liceo Juan Pablo II que interpretó dos piezas musicales, y estudiantes que portaron el estandarte del esta institución educacional.

DJóvenes adultos de las comunidades de la capital regional recibieron el sacramento de la confirmación de su fe de manos el obispo vicario de Aysén, Luis Infanti, en la catedral de la ciudad.

“Ven Espíritu Santo. Llena de tu presencia, de tus dones, nuestra vida”, les dijo el padre obispo Luis a los diez confirmandos que escuchaban con atención la homilía que especialmente les dedicó.

“El Papa Francisco –continuó- llamó recientemente a los obispos, y ahora yo a ustedes, a ser una Iglesia profética, es decir, que como personas, sociedad e Iglesia estemos manifestando las maravillas del Espíritu de Dios en las realidades nuestras de cada día, frecuentemente marcadas por el poder que destaca a unos marginando a otros; el valor del dinero; el placer; marginando a muchos hermanos y hermanas; destruyendo incluso la casa común que Dios nos regala”.

“Siempre que hay marginación y división –precisó el padre obispo– sabemos que eso no es de Dios, no es del Espíritu Santo que embellece la faz de la tierra, crea comunión, fraternidad y paz. Por eso es tan lindo que ustedes confirmen su fe, entiendan esto y quieran vivirlo ya que exige un esfuerzo personal”.

La eucaristía continúo con los ritos del sacramento la confirmación, y culminó con el registro fotográfico de los diez confirmados junto a sus padrinos y el obispo vicario de Aysén.

DNiños, jóvenes, adultos y viejos celebraron en tres puntos de la ciudad la llegada del Espíritu Santo al Vicariato Apostólico de Aysén.

En Casa “Belén” los panderos y guitarras se unirían durante toda la noche bajo la guía de la Renovación Carismática. Así, en uno de los momentos programados una hermana presente inició una emotiva y profunda oración de perdón.

Todos, a coro, murmuraban una sencilla melodía con la frase “así es el Señor, que me abraza”, y con los ojos cerrados decían ¡Amén! y alzaban sus brazos alabando al Espíritu.

En el mismo lugar, acompañando el canto, el ritmo y la oración, el obispo vicario de Aysén, Luis Infanti, quien acababa de llegar desde Roma tras el encuentro de toda la conferencia episcopal con el Papa Francisco, pasó a saludar y a participar de un instante fraterno con los presentes.

Minutos antes el mismo padre obispo compartió la oración con 160 jóvenes convocados en el liceo Juan Pablo II, donde los invitó a ser protagonistas de una Iglesia joven y a sumarse al llamado de Francisco a ser “artesanos de paz y unidad”.

Más temprano en la catedral de Coyhaique, adornada con globos rojos y amarillos, niños y niñas de todas las comunidades de la ciudad junto a sus familias y catequistas, presentaron creativamente uno a uno los dones del Espíritu Santo.

Y en toda Patagonia chilena, en diversos horarios y lugares, las comunidades del vicariato se reunieron para recibir el “Fuego de Dios” que los animará en estos días de crisis, cambios profundos y esperanza a ser una Iglesia servidora, profética y en “salida”.

DPara promover el mensaje de la encíclica “Laudato Sí” la Pastoral Social del Vicariato Apostólico de Aysén, en colaboración con la Comisión de Justicia y Paz, realizó un taller de Ecología Integral “Herramientas para el cuidado de la casa común”, en la localidad de Chile Chico, región de Aysén.

Durante tres días los encargados de este taller desplegados en esta localidad se dieron a la tarea de promover, y ejecutar la actividad, que se desarrolló en uno de los salones de la parroquia Nuestra Señora del Carmen.

La promoción constó de afiches en los principales puntos de la ciudad, y la visita a tres radioemisoras locales: Ventisqueros, Tú (municipal) y Sol Austral, donde se expusieron los principales objetivos del taller y se invitó a la comunidad a participar.

Corina Ainol Oliva, integrante de una organización cultural y medioambiental, participó en la convocatoria y consultada por el cuidado de la casa común en Chile Chico indicó que “hay dos temas: el empuje de un nuevo lobby minero dado el cierre de la mina (que dejó dos muertes) y que abrió un foco de cesantía. Hoy está el peligro de abrir un nuevo punto minero en el sector Ceballos, justo en los límites del futuro parque Patagonia. Sería horroroso que se hiciera un emprendimiento minero allí considerando los daños de las experiencias anteriores”, puntualiza.

“El otro tema ambiental —agrega— es con la industria frutícola, especialmente con la cereza y su fumigación. Tenemos muchos vecinos alarmados por casos de alergias, abortos espontáneos; síntomas de náuseas y mareos que coincide con la información que nos entregan nuestros vecinos de Los Antiguos en Argentina”.

Sobre el futuro de Chile Chico Corina se pregunta cuál es su proyección real. “¿Es el tema industrial con recursos que se agotan o fomentar el desarrollo del pueblo con turismo? Se ha invertido mucha plata en este ámbito y es probable que el pueblo camine económicamente desde ahí”.

El dirigente indígena Edwin Cayún González también acudió a la cita de ecología integral. Reconoce que “estamos poco organizados en cuanto a defender nuestro medio ambiente y si confiamos en las autoridades difícilmente lo podríamos lograr”.

“De todas maneras nuestra postura es bien clara: nosotros estamos conectados con la naturaleza a través de un vínculo bastante cercano, y desde el momento que surgimos como organización vamos a desarrollar todo lo relacionado con la defensa de nuestro medioambiente”.

“Generalmente —indica el dirigente— los organismos del Estado van en contra de lo que nosotros queremos como comunidad. Depende de nosotros, aunque sea difícil convocarnos, defender nuestros derechos, nuestra naturaleza, nuestra agua”.

Chile Chico es la primera localidad que recibe este taller “Ecología Integral” que está proyectado para ser impartido en diversos pueblos en toda la región de Aysén durante este 2018.

DCon la bendición del padre obispo vicario de Aysén, Luis Infanti, agentes pastorales de las comunidades de la parroquia de Coyhaique renovaron su compromiso como ministros extraordinarios de la eucaristía en la catedral de la cuidad.

En su homilía Infanti destacó que “sobre todo en este año del Congreso Eucarístico, sentimos que la eucaristía es el sacramento más contundente sin el cual nuestra vida sería sumamente débil y deslucida”.

“Por eso—agregó el padre obispo— la importancia de esta celebración en que hermanos y hermanas dicen en primera persona ‘yo quiero ser, Señor, comunicador, transmisor, como buen amigo y amiga de Jesús, de la entrega de tu palabra, tu cuerpo y sangre, sobre todo para los que no siempre tienen la oportunidad de participar, como lo estamos haciendo ahora, como comunidad cristiana, aquí en el templo del Señor; llevando la comunión a los enfermos en sus hogares; haciéndoles sentir que su casa es también un pequeño templo; signo y expresión de nuestro cuerpo que es templo de Dios”.

“Estos comunicadores y animadores de la eucaristía son uno de los tanto signos de nuestra Iglesia, más madura, que siente que no es solo tarea de los ‘curitas’ esto de repartir el cuerpo de Cristo”, puntualizó el obispo vicario de Aysén.

DPara conmemorar esta efeméride nacional se realizó una solemne “Acción de Gracias” presidida por el obispo vicario Luis Infanti con la participación de autoridades de Carabineros de Chile, Policía de Investigaciones, Ejército y Gobierno, en la catedral de Aysén.

La “Acción de Gracias” fue engalana con la interpretación piezas de la “Misa de Aysén”, del artista y compositor regional Arturo Barros Medina, a cargo del coro municipal de Coyhaique “Tierra Viva”.

En su homilía el obispo vicario destacó que “para quienes queremos estar con Dios es importante ver en Jesús a quien con autoridad nos toma de la mano, nos guía y nos ayuda ante obstáculos, dificultades y peligros para vencerlos y superarlos”.

“Reconocemos —agregó— que en la autoridad de Jesús, con su vida y su ejemplo, hay también un reflejo en nuestra autoridad como personas e instituciones”.

“Es por eso —continuó— que nos indigna cuando nos vamos por otros caminos que no son de Dios como el placer, el poder, el honor, el dinero; cosas muy humanas, necesarias a veces, pero que cuando sobrepasan el límite de lo normal crean serias dificultades en nuestra sociedad, y proyectan también una mala imagen de las personas e instituciones; que en última instancia es proyectar una mala imagen de Dios”.

“Estamos aquí, en este Te Deum, porque si dependiera solo de nuestra capacidad, sabiduría y fuerza más fácilmente nos desviaríamos de los caminos que el Señor nos ofrece. Estamos aquí para que nos dé esa fe y potencialidad de su amor para ser fiel reflejo de su presencia entre nosotros”.

El solemne Te Deum culminó la interpretación del canto “La Virgen de Aysén” y el himno de Carabineros de Chile “Orden y Patria”, junto a la invitación a todos los presente a presenciar el desfile en las calles de Coyhaique especialmente preparado para la ocasión.

DEl frontis de la catedral del vicariato apostólico de Aysén dejó de saludar, por ahora, la reciente visita del Papa Francisco para anunciar a toda la región el Congreso Eucarístico 2018 que será promovido y asumido con diversas iniciativas durante todo el año.

El cambio fue realizado por trabajadores del vicariato que con medidas de seguridad ante la altura y el frío descolgaron el lienzo que daba la bienvenida al Papa Francisco en su reciente visita a Chile, para subir a continuación el gran pendón del Congreso Eucarístico Nacional 2018.

“La fachada de la catedral de Coyhaique —dijo el obispo vicario Luis Infanti— luce en estos días, y durante todo este año, un pendón que anuncia que estamos celebrando un nuevo Congreso Eucarístico”.

“La eucaristía —agregó— fuente y cumbre de nuestra vida de fe centrada en la palabra de Dios, es el lugar donde alrededor de la mesa, del altar, Cristo mismo se hace comida. Un signo muy potente que surge desde la última cena de Jesús con los apóstoles para indicarnos que Él es alimento de nuestra vida y de nuestra fe, que nos ayuda a entender que si Él se comparte y reparte para todos también los bienes que nos da Dios son como una mesa en torno a la cual todos estamos llamados a compartir”.

“Desde la eucaristía —continuó profundizando Infanti— surgen fuertes llamados a la solidaridad, la fraternidad, a no dejar a nadie excluido de la mesa de Dios que son los bienes de la tierra que Él nos regala para todos”.

“Que este sea entonces un año en que podamos vivir más intensamente la eucaristía, la santa misa, pero que desde ahí también sintamos el fuerte llamado de la solidaridad que marca nuestra credibilidad hacia los hermanos y nuestra fe en Dios”, enfatizó el obispo vicario.

IniciarPrevio123456SiguienteFin
Página 1 de 6

logo

180x180 foto perfil facebook 01

eva

Intenciones del Papa Francisco

anima1


tdeum