Puentes de Aysén

 

Virgen Inmaculada

Vamos al Encuentro

Vamos al encuentro 2

radio

mirada de fe

fespa

DSC 0246Este martes 5 de diciembre, se han cumplido 18 años de la ordenación como Obispo del P. Luis Infanti de la Mora, perteneciente a la Orden Siervos de María.

Su Ordenación Episcopal fue presidida por el entonces Nuncio Apostólico de su Santidad en Chile, Mons. Luigi Ventura, el día 5 de diciembre de 1999 como el quinto obispo Vicario Apostólico de Aysén.

Bajo el lema “A Jesús por María”, la máxima autoridad de la Iglesia de Aysén ha marcado durante estos años su impulso y responsabilidad con los laicos asumiendo un rol protagónico en la vida interna de sus comunidades cristianas. Asimismo, ha enfatizado su preocupación por conservar los recursos naturales de esta tierra bendita de la Patagonia.

En una entrevista realizada por radio-TV Santa María del Vicariato Apostólico de Aysén, el p. Obispo expresó: “estos 18 años han sido de un gran crecimiento en cuanto a la presencia de la iglesia de Aysén en la realidad, la identidad, la cultura e historia. Esta presencia eclesial ha sido muy fecunda desde hace por lo menos 80 años”.

“He tratado de continuar la labor que ya sabiamente obispos anteriores habían impulsado, que era darle una mayor identidad a la Iglesia de Aysén, prueba de ello es que hay más sacerdotes, diáconos, religiosas, comunidades cristianas comprometidas con su pueblo y que además, hay una presencia importante  en los medios de comunicación, en la educación, así como también en temas de justicia y medio ambiente. Esto es signo de una iglesia viva, dinámica comprometida con su pueblo desde la fe”, manifestó el obispo.

Durante este encuentro, también se destacó su rol en el emblemático “Caso Aysén”, que ha marcado su presencia como hito protagónico para la región: “la muerte deDSC 0248 jóvenes en Puerto Aysén ha sido un momento bastante trágico para la región y ha cuestionado todas nuestras fibras sociales, ha cuestionado el actuar de la justicia, el crecimiento de la iglesia, han cuestionado nuestra presencia en el país (…) han sido momentos doloroso, pero hemos aprendido mucho como región el valor de la vida, el valor de la juventud, la exigencia de hacer justicia”.

Por último, enfatizó que la tarea del obispo es guiar a una iglesia por los caminos de Dios: “el obispo no es una persona, es una comunidad de fe que va recorriendo los caminos de la historia como misionero, como profeta; ese es el gran desafío, sin añorar los tiempos pasados; la historia va evolucionando, la fe va madurando, creciendo y fortaleciéndose como comunidad”.

Para festejar estos 18 años de vida episcopal, la Iglesia de Aysén ha organizado un encuentro junto a sus trabajadores para orar a Dios por su obispo para que siga cumpliendo su misión con mucha salud, fortaleza y entrega.

Luis Infanti de la Mora es oriundo de Udine, Italia. En 1978 realizó sus primeros votos como fraile Siervo de María, y en 1990 recibió en Bolivia la ordenación sacerdotal. Posteriormente y antes de ser elegido obispo de Aysén, Mons. Aldo Lazzarin le confió el servicio de Vicario Pastoral de la Iglesia local.

La Semana Social se celebró del 02 al 08 de octubre, siendo el salón parroquial de la catedral de Coyhaique, lugar donde estuvieron presentes los candidatos y candidatas al parlamento; espacio de encuentro que ofreció que el Vicariato Apostólico de Aysén a través de la Pastoral Social y la Comisión Justicia y Paz, para que los ciudadanos pudieran obtener un diálogo y conocer los diferentes propuestas de los eventuales autoridades que representarán a la región en el Congreso.

¿Cuáles fueron los principales compromisos declarados por los diferentes candidatos/as al parlamento?

INFOGRAFIA SEMANA SOCIAL

DSC 0140En honor a la Virgen de la Inmaculada Concepción, patrona de la región de Aysén, este sábado 11 de noviembre, en el Santuario del Carmen de Coyhaique, con la “Misa del Alba” se reunieron las comunidades cristianas, celebración que se inició en todo el Vicariato el pasado 8 de noviembre.

Feligreses de varias comunidades se congregaron a las 08:00 hrs. para rendirle tributo y devoción a la santísima Virgen María en su mes y así renovar su confianza en Dios quien la hizo tan bella y santa.

El p. Vladimiro Memo, osm, presidió la Eucaristía, enfatizando que durante esta primavera los chilenos celebrarán con gozo y alegría el mes de María cuando los campos y jardines de hermosas se visten de flores para mostrar todo su esplendor que simbolizan la belleza de la Virgen María.  “Ella fue una mujer pobre, que educó a su hijo divino en la pobreza y la fue forjando para que llegara, no sin dolor, al pie de la cruz. Ella nos enseña a ser humildes y solidarios con los que no tienen, librándonos del individualismo”.

Por su parte, el párroco Alex Ruiz, osm, nos comentó que durante todos los sábados del mes de noviembre: “celebraremos una misa de Aurora, en el Santuario del Carmen, donde juntamos a las 11 comunidades de la parroquia de Coyhaique para celebrar el mes de nuestra madre María, colaboradora en la hora de salvación  y también en los pies de María celebramos también la eucaristía, recordando la pasión, muerte de nuestro señor Jesucristo. Queremos en María nuestra madre nos enseñe, quien fue ejemplo de discípula misionera pedimos que nos ayude a entregarnos a Dios como ella se entregó, colaborando y ayudando a su hijo y también llevándolo al encuentro con el Señor”, puntualizó el padre.

DSC 0144La animadora de la comunidad del Carmen, María Teresa Barría, manifestó su alegría de esta celebración: “el motivo de esta primera congregación en el Santuario del Carmen es el comienzo del mes de María (…) tradicionalmente celebramos la misa del Alba todos los sábados en este santuario para rezarle a nuestra Madre Santísima, para unirnos como cristianos con el fin de que cada ser humano llene su corazón de humildad y de mucha fe para ser un poco mejor. Luego de esta santa misa, compartimos con los asistentes un sencillo desayuno para conocernos y así lograr que el diálogo nos una cada día más, pero siempre bajo el amparo de nuestra madre santísima”.

Para dar término al mes de María, el próximo viernes 8 de diciembre, se realizará la tradicional peregrinación hacia el Santuario de la Cascada de la Virgen (Km 32), la cual reunirá a cientos de personas que saldrán en procesión desde las comunidades de Coyhaique y Puerto Aysén.

DSC 0138Bajo el lema “El Sonido de la colecta” se respondió positivamente el llamado de   Caritas Chile en la ciudad de Coyhaique y Puerto Aysén.

Con mucho ánimo, en la actividad participaron voluntarios de colegios católicos y comunidades cristianas en esta acción solidaria que se realiza año a año y que coordina la encargada de la Pastoral Social y de Caritas, Flor Quiroz, quien explicó que el  95% de estos fondos se utilizarán para comprar insumos para los enfermos del Hospital Regional de Coyhaique y el 5% restante corresponde a gastos de implementación propios de esta fundación.

Gloria Villarroel, miembro de la Pastoral de Salud, manifestó su satisfacción de pertenecer a esta comisión: “este año al igual que el año anterior, hemos recibido este aporte por parte de Caritas Chile, para apoyar las necesidades de nuestros enfermos. Estoy muy contenta porque el Señor nos ha dado. Desde esta perspectiva te das cuenta cuales son realmente las necesidades de nuestros hermanos, tenemos 15 años trabajando en la pastoral y en el Hospital Regional de Coyhaique y la verdad nos sentimos felices”, dijo.

DSC 0119

 

Por su parte, Rosa Mancilla, también miembro de dicha pastoral, nos comentó más sobre esta recaudación: “esta colecta que recibimos a nuestro favor, será para la compra de insumos médicos para poder atender dignamente a nuestros enfermos del hospital, por lo que estamos muy agradecidos con todas aquellas personas que voluntariamente donaron un granito de arena para nosotros poder seguir al servicio de nuestros hermanos que más nos necesitan”.

Caritas Chile es una institución de servicio de la Iglesia Católica, que colabora fomentando una actitud responsable ante la creación y solidaridad comprometida, para ayudar  y apoyar a los más vulnerables con el objetivo de construir una sociedad más justa, equitativa y fraterna.

Firma del ConvenioLa acción se valida con la firma de un convenio de colaboración mutua con la Universidad Católica de Temuco para fortalecer prácticas de educación.

En el Colegio Mater Dei de la ciudad de Coyhaique el pasado viernes 3 de noviembre, con el objetivo de mejorar el campo pedagógico entre el área de educación y cultura de la Iglesia de Aysén, el Vicariato Apostólico, representado por el P. Obispo Luis Infanti, y la Facultad de Educación de la Universidad Católica de Temuco, con la presencia del decano don Juan Mansilla Sepúlveda, ante docentes e invitados, se firmó un convenio para la realización de prácticas disciplinarias e interdisciplinarias a estudiantes de la región de Aysén. Además estuvieron presentes, la vice-decana de la Universidad señora Sandra Garrido, la Encargada del área de Educación del Vicariato señora Soledad Cifuentes y la directora del colegio Mater Dei, señora Martina Saavedra.

03112017 1


Durante el acto, las autoridades de dicha casa de estudio, explicaron que el documento base de es
te convenio expone la conformación de una comunidad de aprendizaje, que fortalezca la labor educativa de ambas instituciones, así como también  implementar programas de vinculación en las áreas pedagógicas: diseño de la enseñanza, evaluación de aprendizajes, prácticas didácticas, atención de la diversidad o de cualquier otro requerimiento. Asimismo, se estudia la participación en el Centro de Investigación Escolar y Desarrollo (CIED) de dicha facultad en calidad de co-investigadores.

Juan Mansilla, luego de ofrecer la conferencia llamada “Formar para la acogida. Fenomenología de la fe en Edith Stein” exteriorizó el compromiso que tiene esta casa de estudios con las regiones del sur de Chile y en particular, la región de Aysén: “queremos consolidar una relación con la educación continua de algunos profesores, por lo cual, estamos ofreciendo ahora un post-título a los docentes que quieran iniciarse en la materia de la religión católica y luego queremos vincularlo a constituirse en un campo pedagógico”. También agregó, que participarán los profesores del Colegio Mater Dei en el área de investigación escolar con los profesores de la Universidad de Temuco. Juntos escribirán sobre los problemas que afectan a los docentes: “ser campo pedagógico para este colegio significa que los expertos que los visitan permanentemente de distintas partes del mundo en didácticas, en conocimiento didáctico de contenido, en evaluación, en currículo e investigación escolar, eventualmente pudieran trasladarse hasta esta región y trabajar con los profesores, esto es algo que no será con todos los expertos, pero sí con los más importantes”, dijo el decano.

Mansilla destacó la importancia de este nuevo sistema que están implementando desde la U.C. de Temuco: “nosotros estamos abandonando un poco el sistema convencional de que los profesores vayan a escuchar las conferencias, estamos implementando ahora que los conferencistas vayan a los colegios; igualmente en todos los seminarios, conferencias que realizamos vía streaming van a tener también posibilidades de participar, cuando así lo estimen conveniente los profesores”.

DSC 0001Por su parte, el Obispo P. Luis Infanti manifestó que el Vicariato desde hace varios años está muy unida a la U.C. de Temuco formando a docentes: “este convenio tiene especial relevancia, sobretodo porque no es sólo formar desde la U.C. de Temuco a nosotros, si no, es también hacer participes, con esta casa de estudio, las prácticas pedagógicas en nuestros colegios (…) Los alumnos de la región de Aysén, que estén estudiando en la Católica de Temuco, podrán realizar en los colegios de esta región prácticas pedagógicas, además de ser esto una novedad, también estamos fortaleciendo vínculos de los alumnos de Aysén con su cultura, su historia, su vida y su fe”, expresó el padre obispo.

En el año 2014, ambas instituciones firmaron el primer convenio  en temas de formación y perfeccionamiento, por lo cual desde el Vicariato Apostólico de Aysén se continuará trabajando por el  fortalecimiento de  lazos fraternos para mejorar la educación católica en toda esta región de la Patagonia.

DSC 0064Para quienes habitamos en la Patagonia actualmente, resulta complicado imaginar la misión evangelizadora que desarrollaron los primeros misioneros y misioneras en Aysén.

El pasado 15 de agosto, fiesta de la Asunción, la Iglesia de Aysén celebró en conjunto, los 80 años de presencia servita, 75 años de la creación de la parroquia “Nuestra Señora de los Dolores” en Coyhaique; 60 años de la Congregación religiosa Siervas de San José; 30 de las Hijas de Santa María de la Providencia (guanellianas); 30 años del Liceo TP Juan Pablo II; 20 años de la Pascua del P. Antonio Ronchi Berra y 20 años de la ordenación de los dos primeros diáconos permanentes.  

Sin embargo, entre el 30 de octubre y 5 de noviembre, las Congregaciones indicadas precedentemente celebraron sus respectivos años de servicio pastoral, educacional y social en la Patagonia a través de actos académicos, conversatorios históricos, adoración al Santísimo, Eucaristías y convivencias.DSC 0109

En estas actividades, se resaltó la presencia de la OSM., el Prior General Fray Gottfried María Wolff, el Consejero para América Latina Fray Jorge Jiménez y el responsable de la Provincia Santa María de Los Andes, Fray Marcelo Henríquez. El padre General manifestó: “Esta visita canónica se está realizando a las provincias de los Andes que consta de cuatro países Chile, Bolivia y Perú. Actualmente se están visitando los 9 conventos que la conforman y básicamente esta es la finalidad por la cual estamos presentes, precisamente en la celebración de los 80 años de la presencia de los Siervos de María aquí­ en la región de Aysén que ha coincidido con nuestra visita. Es importante el trabajo que han venido realizando los Siervos de María durante estos 80 años, ahora animado en esta región por el obispo Luis Infanti quien ha realizado, junto con los Siervos, un buen trabajo”.

El viernes 3 de noviembre, el Obispo Luis Infanti, también servita, presidió la Eucaristía solemne en la Catedral de Coyhaique y en parte de su homilía señaló: “los primeros Siervos de María llegaron sin saber qué iba a pasar, sin saber qué cultura, qué personas, qué idioma encontraban. Esa es la fe valiente, la fe decidida, la fe ardiente de las personas, desde el silencio, que es una columna fundamental de la espiritualidad de los Siervos de María y de todo cristiano (…) el silencio, la oración para escuchar la voz de Dios. Si no está esa columna fundamental, de hacer resonar la palabra de Dios en nosotros, poco sentido cobra rezar el Padre Nuestro: “que se haga tu voluntad”(…) los primeros Siervos de María al llegar, supieron escuchar esta voz y vinieron aquí­ solamente con su fe, para animar la naciente población de estas tierras, para hacer sentir el sueño del Buen Pastor, la mirada, el cariño, la misericordia del Padre-Madre Dios. Es la misma misión a que se nos llama hoy”, dijo el padre obispo. 

DSC 0105Durante la semana, la comunidad reunida ha dado gracias a Dios por tan fecunda labor realizada por las distintas Congregaciones religiosas, quienes abandonando sus familias, tierras, raíces culturales, emprendieron un viaje a lo desconocido en tiempos muy difíciles, sin las condiciones actuales. Su fe en Dios y la fidelidad al mandato de Jesús “Vayan por todo el mundo…” (Mt. 28,19 ss.), y el amparo de María Santísima, les impidió darse por derrotados, pues la fuerza del Espíritu siempre los animó. Hoy palpamos los frutos de tan generosa entrega en el crecimiento espiritual, educativo y social de las actuales generaciones concretadas en sacerdotes diocesanos, religiosas, diáconos permanentes y el invaluable aporte de centenares de laicos. La educación fue el primer cimiento fundado por los misioneros, que ha contribuido a lo ya señalado  para bien de las familias de Aysén.  

Un emotivo momento cerró una semana de recuerdos y agradecimientos a Dios la tarde del pasado domingo cuando tres de los cuatro frailes servitas residentes en la zona actualmente, p. Victorino Bertocco, Vladimiro Memo y Nicolás Moraga, acompañados por el párroco de Pto. Aysén, p. Joel Fuentealba y numerosos feligreses, iniciaron una romería desde el antiguo muelle en la desembocadura del río Aysén, sector La Balsa, donde desembarcaban los pasajeros entonces, hasta el templo Santa Teresita, antigua catedral del vecino puerto frente a la Plaza de Armas.

Luego de una liturgia, animada por el p. Joel Fuentealba, se exhibió una placa recordatoria que señala aquel hito histórico no sólo de la Iglesia, sino de la Región deDSC 0073 Aysén. Al finalizar la actividad el p. Victorino Bertocco nos comento: “Mi experiencia la voy a sintetizar en una frase: yo siempre he tratado de dar mucho a la gente con la fe, la vida religiosa y también de inteligencia porque trabajé en un liceo durante muchos años, pero yo he recibido de la gente de Aysén más de lo que he dado, sobretodo de la gente del campo. Yo iba a misionar en caballo y perdí ­ muchas cosas. Durante esa trayectoria la gente me acogía, me acompañaban los niños, todo fue una maravilla durante los años de 1955 hasta 1962. La gente del campo me animó, me alegró la vida y le doy gracias a Dios porque he venido. Durante mi visita en Italia el años pasados, los parientes me preguntaron por qué no me quedaba allá, que es mi país natal, y les respondí­ que no, yo quiero dejar mis huesos en la región de Aysén”, puntualizó el p. Victorino.

Grato es recordar a los primeros cinco religiosos desembarcados en Aysén un 3 de noviembre de 1937 y recibidos entonces por el párroco diocesano Guillermo Weisser: P. Tomas Sgualdino, Antonio Michelato - más tarde primer Obispo de Aysén - Anastasio Bertossi y los hermanos Antonino Balasso y Mario Caccia. Así, se concretaba exitosamente la  gestión realizada por el Obispo de Ancud Ramón Munita que veía imposible atender religiosamente esta zona.

DSC 0048Padre Larry Yévenes, sj, integrante del Consejo Nacional de Abusos y Acompañamiento de Víctimas, organismo de la Conferencia Episcopal de Chile visitó la región de Aysén para impartir este taller formativo, a agentes pastorales, docentes, familias, clero y, a la audiencia de la Región a través de radio Santa María.

Los días 25 y 26 de octubre, en las parroquias de Coyhaique y Puerto Aysén, se desarrolló esta actividad, congregando a una importante cantidad de laicos que el año pasado ya habían vivido la primera Jornada sobre la prevención de abusos.

El impacto de la tecnología y las redes sociales en la sociedad es cada vez más notorio, captando en especial, atención en los más pequeños de la casa y en jóvenes, quienes con mayor frecuencia hacen uso de estos recursos, sin supervisión de sus padres, corriendo variados riesgos y llevando además, a modificar los estilos de vida familiar, principalmente la comunicación. El p. Larry se refirió a ello y presentó las estrategias preventivas adaptables en los hogares y medios educativos sobre lo inadecuado que resulta el uso abusivo de las redes sociales, en que el mundo adulto también se ve atrapado.

El sacerdote valoró la posición de la iglesia al respecto: "la preocupación de la iglesia en estos temas, es para proteger a los niños, quienes son los más vulnerables por la accesibilidad libre que tienen hacia el internet y redes sociales, con la posibilidad de caer fácilmente en una trampa de abuso, como muchos hechos lo han demostrado (…) Existen redes dedicadas a traficar con pornografía y con sutileza capturan a menores”, manifestó el expositor.WhatsApp Image 2017 10 27 at 3.01.19 PM

De todas maneras, enfatizó: “no debemos satanizar esta tecnología; existen ventajas en la red, al permitir a los niños un acceso útil y sano que está disponible en la web, pero con criterio responsable de los padres y madres, supervisando las horas y espacios en que están conectados para no transformarlos en adictos del espacio virtual, sin aislarlo tampoco del mundo real en el que también están involucrados el resto de sus compañeros (…) Se calcula que 11 horas semanales conectadas en internet o en las redes sociales, es adicción; sin sumar horas y espacios dedicados a realizar tareas, trabajos o investigaciones (…) Deben valorarse los tiempos fuera del ciberespacio, disfrutando de los parques, la naturaleza y sobretodo de explotar la creatividad para efectuar actividades recreativas, culturales evitando vivir sentados frente a una computadora o a un teléfono móvil por largas horas”, dijo el p. Yévenes.

Por su parte, César Cabrera, participante y padre de familia manifestó su interés de haber escuchado tan valiosa información: “este tipo de talleres son buenos, a fin de actualizar los conocimientos sobre esta materia y conocer experiencias a través de otras personas y así poder aplicarlas en casa”.

Finalmente, el p. Larry recalcó que la responsabilidad de los padres es vital en la prevención de abusos. “Ellos deben tener una unión más cercana con sus hijos supervisándolos y acompañándolos en las actividades diarias, sin invadir totalmente los espacios que aquellos merecen para que la confianza no se pierda y puedan identificar con facilidad cualquier situación a través de sus emociones”.

Junto a los talleres señalados con Agentes pastorales, el sacerdote jesuita dedicó una exposición sobre la misma materia al clero aysenino que fue muy valorada por su sencillez, cercanía y transparencia, lo que el P. Obispo Luis Infanti relevó y agradeció profundamente.  

DSC 0133El Liceo Juan Pablo II de la ciudad de Coyhaique institución adscrita a la Fundación Educacional San Pablo (Fespa) y perteneciente al Vicariato Apostólico de Aysén, celebró con un emotivo y hermoso acto académico sus 30 años de fructífera labor junto a estudiantes, docentes y personal administrativo.

La cita se dio el pasado viernes 20 de octubre en el gimnasio del liceo, donde parte de la comunidad estudiantil y alumnos del cuarto año medio organizaron una serie de actividades recreativas y musicales para festejar la fundación de la institución, la cual está inspirada en el Evangelio, procurando en los jóvenes una educación Humano-Cristiana.

Darío Oroño, director del liceo recordó que la misión evangelizadora implementada por la Iglesia de Aysén, ha tenido un recorrido histórico que esperan seguir proyectando en el futuro: “nosotros quisimos celebrar en este acto académico los 30 años del liceo, recordando lo que pasó, la realidad que nos toca vivir ahora, pero sobretodo mirando su futuro”.

Durante la ceremonia conmemoraron a los funcionarios que formaron parte de la construcción educacional del liceo, quienes hoy día dejaron una huella muy importante. Asimismo, condecoraron al personal que ha hecho vida en el plantel y son un ejemplo vivo a seguir para los estudiantes.DSC 0107

Nolvia Villegas una de las galardonadas por su labor, compartió su orgullo y alegría: “decir 30 años es toda una vida. Yo empecé a trabajar para este liceo bien joven como muchos de los colegas que fueron y son parten de esta gran familia. Estoy feliz porque he podido desarrollarme personal y profesionalmente gracias al espacio que me cedieron y doy gracias a Dios por esto”.

En el evento, asistió parte del cuerpo directivo y administrativo de la Iglesia de Aysén, de Fespa y demás invitados provenientes de diferentes establecimientos educativos. Igualmente, se notó la masiva presencia de familiares y amigos de los estudiantes y funcionarios quienes con mucha emoción, aplaudieron y disfrutaron de los actos culturales y musicales presentados por  los estudiantes

DSC 0122El Liceo Juan Pablo II inició su labor educativa en marzo de 1987, año de la histórica visita del Papa Juan Pablo II a Chile, con el objetivo de responder a las necesidades de la comunidad regional, construyendo un centro educativo de calidad que aporta formación en carreras técnico profesionales. Actualmente, cuenta con 936 alumnos y 136 educadores.

 

 

 

 

 

Eucaristía de fin de año académicoDSC 0058

En el marco de estos 30 años de aniversario del Liceo Juan Pablo II, los alumnos de cuarto medio festejaron su fin de año académico con una eucaristía de acción de gracias, presidida por el padre César Leiva. La intención que les movió fue la de agradecerle a Dios el guiar sus caminos y recibir su bendición para las próximas metas a cumplir.

El padre César resaltó en su homilía su satisfacción de poder reflejar en la palabra de Dios el esfuerzo de los alumnos en estos años de aprendizaje y prácticas: “ustedes son parte de esta gran fiesta que está celebrando el Liceo Juan Pablo II, son 30 años de historia en la que ustedes formarán parte de ella por ser la promoción que egresará en este año de aniversario”. De igual manera, indicó que los papás apoderados que los acompañan reflejan que todo el esfuerzo que se realizó no fue en vano: ”estos años han sido de aprendizaje y de prácticas, a partir de ahora ustedes van a tomar rumbos definitivos, de compromisos importantes y fundamentales de la vida y eso es lo que Dios quiere de ustedes, que sean personas que realmente sepan vivir la vida que Èl les regaló”.

Los alumnos estuvieron acompañados de todos los profesores del plantel quienes fueron guías y formadores de cada uno de ellos, para que a partir de esta nueva etapa, puedan crecer y desarrollarse según el proyecto de vida de cada uno de ellos.

DSC 0057 1Jóvenes de la Escuela Diferencial España, recibieron el sacramento de la confirmación en la capilla Cristo Obrero de la ciudad de Coyhaique.

Durante todo el año, estos jóvenes fueron preparados junto a sus familias por las catequistas Julia Triviño y María Marchant, quienes posteriormente acompañaron a los confirmandos junto a sus padrinos a recibir el cuerpo y la sangre del Cristo.

Esta hermosa ceremonia fue presidida por el padre obispo Luis Infanti el cual señaló durante su homilía que: “los sacramentos que hoy celebramos son una fiesta que Dios quiere hacer con nosotros para unirnos a él para siempre. Esta catequesis fue un tiempo para prepararlos y saber quién es Dios (…) La experiencia de Dios la vivimos en la medida en que nos amamos unos a otros y es aquí donde entra el papel de los padres, padrinos y educadores, para que día a día en los gestos más sencillos y más humildes ayudemos a entender que Dios nos ama a todos, sobre todo a personas tan sinceras, puras y bellas como estos niños”.

En este sentido, el padre obispo hizo referencia al evangelio (Mateo 22, 1-14) de esta gran fiesta eucarística explicando que Jesús no discriminó a nadie para el banquete de la celebración de su boda, todos fueron invitados a participar, pero hay un rechazo de los invitados privilegiados que serían los fariseos y aún así la invitación fue extensiva a todos los enviados que se encuentren en el camino, a los no creyentes, a los buenos y a los malos.DSC 0026 1

“Nosotros hemos aceptado esa invitación y estamos aquí para celebrarlo, no somos personas especiales ni extraordinarias, somos hijos e hijas de Dios, distintos unos de otros, con sensibilidades distintas, con percepciones distintas y con esto debemos tener un crecimiento en nuestra fe para sentir que Dios está en nosotros y que nos ama, especialmente a nuestros amigos que hoy día van a recibir estos sacramentos quienes necesitan con mayor razón, signos, palabras y gestos que los ayuden a entender esta realidad que nosotros creemos y celebramos, que es el amor de Dios en nosotros”, precisó.

Por su parte, la catequista María Marchant nos comentó su bonita experiencia en poder trabajar con estos jóvenes: “llevamos tres años en este caminar con los niños y jóvenes de la Escuela Diferencial España, está en nuestra tercera generación y realmente nos sentimos gratificantes. Nosotros siempre pensamos que ellos nunca van a poder aprender, que no van a poder escuchar pero al final de tanto repetir y tanto enseñarles, ellos aprendieron cual es el pan de Jesús, cuál es el pan que hace la mamá y quien los ama más”.

Marchant precisó que el material didáctico que utilizan para estas clases de catequesis son manuales audiovisuales, que contienen diferentes dibujos, cantos, cuentos y todo lo que significa el desempeño de la iglesia: “trabajamos con láminas según el tema que nos toque y en realidad todos ellos aprenden y reconocen lo que se les está enseñando” puntualizó.

 

DSC 0021Coyhaique, tierra bendita de la Patagonia arribó a sus 88 años este 12 de octubre. Como ya es tradicional, todos los años la ciudad se llena de festividades donde no puede faltar el Te Deum, acción de gracias a Dios. El padre obispo, Luis Infanti llamó a “renacer del agua y del espíritu”, motivado por el texto bíblico del encuentro de Nicodemo con Jesús.

“(…) Hay que renacer de nuevo, hay que ponerle una nueva dosis potente de amor, que no siempre está fecunda y abundante en nosotros. La oración no son solo palabras, la oración es pedir la presencia de Dios que nos de su Espíritu, que nos haga nacer de nuevo, como dice Jesús. Del agua, elemento vital de la madre tierra, que nos enseña cómo llevar una vida serena, de paz, una vida de comunión y no de agresividad, para pensar qué necesita el hermano, especialmente el más sufrido, el más abandonado.” enfatizó el padre obispo.

Asimismo, felicitó a todas las personas que a lo largo de la historia hicieron posible que esta ciudad capital de Aysén, sea hoy lo que es. Al mismo tiempo, destacó que el nacer nuevo de Coyhaique tiene que ser desde la madre tierra, sin violencia ni rivalidades para que el pueblo pueda vivir en comunión: “Coyhaique, en sus 88 años, ha crecido mucho en infraestructura, por eso felicitamos a quienes han hecho posible esto. Sin embargo, estamos todavía “al debe” en las cualidades del agua y del espíritu; la violencia y las rivalidades que aún hay entre personas, entre grupos, necesitan un nacer de nuevo, un nacer del alma, del espíritu, de la madre tierra que nos ayude a vivir con mayor comunión, sin agresividad frente a los demás, frente a la misma madre tierra y a Dios”.

El padre obispo invitó al pueblo de la Patagonia a crecer en sabiduría y en fortaleza en este tiempo pre-electoral, con el fin de tener una mejor convivencia entre hermanos: “que Dios nos de sabiduría, fortaleza y valentía especialmente en estos tiempos pre-electorales, sobre todo a quienes tenemos mayor responsabilidad y autoridad en la conducción de nuestro pueblo, para que así podamos tener un mayor grado de amor, de sabiduría y de valentía no sólo para agradar a Dios, sino también a nuestros hermanos”.

DSC 0007

 

Al ofertorio se entregaron varias ofrendas, que caracterizan a la ciudad de Coyhaique: alimentos, como signo de solidaridad con los más necesitados, la bandera municipal de Coyhaique y la bandera Mapuche signo de identidad y val

oración de nuestros pueblos y culturas, y medicamentos, signo de que tenemos que sanar heridas y enfermedades, no sólo físicas, sino también del alma. Llamó, el padre obispo, a que cada autoridad sea “medicina de Dios” para sanar el alma del pueblo.

Culminó el Te Deum, con la presencia de todas las autoridades regionales y locales, con el canto de “Madre de Aysén”, pieza musical de la “Misa de Aysén”, del artista y compositor regional Arturo Barros Medina y ejecutada, al igual que todos los cantos del Te Deum, por el coro municipal “Tierra Viva”.

Al finalizar el día aniversario de los 88 años de Coyhaique, en la solemne velada de gala, el Municipio honró a unos 10 ciudadanos destacados, entre ellos a Bernardino Ojeda y Carlos Balbontín, fundadores de FUNDA (Fundación para el Desarrollo de Aysén) creada por la iglesia en 1976, e integrantes de Cáritas Aysén, pastoral del adulto mayor y pastoral de migrantes. 

IniciarPrevio12SiguienteFin
Página 1 de 2


tdeum

papa550

eva

Intenciones del Papa Francisco

logo