Un Espíritu niño, joven, adulto y viejo…

Comparte por Redes Sociales

Como un viento renovador para todas las edades, el Espíritu Santo sopló con inusitada fuerza este 2019 sobre la Iglesia de Aysén en la Patagonia chilena.

Con una liturgia, encuentro, vigilia o eucaristía cada comunidad cristiana de la región celebró la fiesta de Pentecostés 2019, que festejó el nuevo aire que año a año infunde al Pueblo de Dios el Espíritu Santo.

En la catedral de Coyhaique niños y niñas, juntos a sus familias, fueron los protagonistas del “Penteniños”, celebración especialmente adaptada para que los más pequeños a través de juegos, cantos y representaciones conocieran los dones del Espíritu.

Más tarde, la juventud, convocada al “Pentecostés Joven” en el colegio Mater Dei de Coyhaique, hizo vigilia con canto, oración y una reflexión que profundizó qué significa la presencia del Espíritu Santo en la sociedad de hoy, y el eco del llamado del Papa Francisco a ser “artesanos de la paz”.

Testimonio.

Paula Gallardo, del colegio Sagrada Familia de Puerto Aysén, compartió que vino por vivir “otra experiencia y ver de qué trataba” y destacó que le “gustaron las actividades, conocer a otras personas y reflexionar las preguntas que se formulan. Es una experiencia única que no se vive todos los días”, aseguró.

Otro de los 170 participantes de “Pentecostés Joven”, Leandro Álvarez del colegio Francisco Xavier Butiña de Coyhaique, expresó lo que para él fue más relevante. “Rescato de esta vigilia —dijo— que como jóvenes pudimos aprender sobre temas sociales y de Iglesia; aportes de cómo nosotros podemos cambiar la sociedad y el mundo, ya que somos protagonistas y tenemos que dar el primer paso”.

La fiesta de Pentecostés 2019 en Coyhaique continuó durante toda la noche, en una extensa y festiva vigilia hasta las siete de la mañana, en Casa Belén. El Movimiento Carismático fue el anfitrión que invitó a todas las comunidades de la ciudad, especialmente a adultos y viejos, para que animados por la presencia del Espíritu Santo creativamente presentaran sus dones.  

Confirmaciones de adultos

Cinco fueron los confirmandos adultos que durante seis meses se prepararon para recibir este sacramento en la fiesta de Pentecostés, en la catedral de Coyhaique, el domingo 9 de junio.

Previo a la eucaristía, que presidió el padre Obispo Luis Infanti, Catharine Ugarte de Coyhaique, consultada por el momento que estaba a punto de vivir expresó sentir mucha felicidad “ya que era algo que tenía pendiente desde muy pequeña. Siempre he sido cercana a la Iglesia —precisó— y en mi niñez no puede realizar todos mis sacramentos. Era algo que me esperaba con Dios y con la Iglesia, y hoy estoy feliz de cerrar este ciclo postergado en mi vida”.

Otro de los confirmados, el colombiano Miguel Caballero, tras la eucaristía y haber recibido el sacramento, hizo palabras sus sentimientos. “Es algo muy especial y nuevo para mi. En mi corazón tengo ese sentimiento de haber sido buen cristiano y la necesidad de entregar mis conocimientos y servicio para todos los hermanos que podamos salvar”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *